Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

viernes, 26 de febrero de 2016

Relación con los proveedores. Nuevo enfoque de la ISO 9001:2015.

Uno de los principales cambios de la Norma ISO 9001:2015 es el enfoque realizado a la relación con los proveedores de productos y servicios, animando al estableciendo relaciones “mutuamente beneficiosas” con los mismos.

Por ello además de controlar su desempeño, como se determina en la versión del 2008, se han de determinar las necesidades y expectativas de los mismos, como parte interesada de la organización.

Los proveedores constituyen un aspecto clave, en ocasiones sin un control adecuado, para la fabricación de un producto o la prestación de un servicio de calidad. Dentro de los proveedores, aquellos que se contratan para la realización de servicios o actividades de nuestro proceso son los más críticos. Debemos asegurar tener buenas relaciones con ellos y que comprenden nuestras necesidades expectativas, así como nosotros conocemos y entendemos las suyas. Debemos establecer relaciones simbióticas.

¿Qué es una relación simbiotica?

En la naturaleza existen múltiples ejemplos de este tipo de relaciones. Estos tipos se definen de acuerdo a la relación de espacio que existe entre ellos y a si los simbiontes se ven beneficiados o no. Existen algunas relaciones simbióticas en las cuales los participantes necesitan de su compañero tanto como para mantenerse con vida, mientras que en otras solo para lograr cubrir determinadas necesidades.


Extrapolando esto al  mundo empresarial, con nuestros proveedores clave podemos tener ambos tipos de relaciones. Para cimentar este tipo de relaciones hay que:
  • Identificar y seleccionar claramente cuáles son los proveedores claves. ¿Quíen  me ofrece servicios o productos necesarios en calidad y plazo para mi empresa? ¿A quíen compro la mayor parte?¿Quíen es proveedor único? ¿Quién forma parte de la cadena productiva o de prestación de servicio? NO TODOS LOS PROVEEDORES SON IGUALES.
  • Entablar relaciones que permitan equilibrar los beneficios tanto al corto plazo como al largo plazo. En ocasiones se piensa con criterio de “inmediatez”. Hoy necesito algo urgentemente y por tanto hago lo que sea necesario para obtenerlo ¡ya! Pero eso va a tener un impacto al mediano o largo plazo.
  • Abrirse y compartir recursos y experiencias con los distintos aliados del negocio. En ocasiones se siente temor de compartir cierto tipo de información por temor al espionaje o perdida de información sensible. 
  • Compartir determinados aspectos del plan estratégico. Frente a un cambio de estrategia, tanto el proveedor como el cliente estén enterados. Si por ejemplo el cliente final demanda una mayor cantidad de producto, el intermediario le pedirá a su proveedor un mayor volumen a su vez. 
Para poder controlar la eficacia de los proveedores, la norma determina que se evalúe su desempeño, teniendo en cuenta el impacto del proveedor/contratista en nuestros productos o servicios y la eficacia de los controles implantados con anterioridad. Es decir que no a todos los proveedores, dependiendo del impacto en nuestra organización, deberían tener los mismos criterios de valoración. Si estamos ante productos o servicios muy críticos, los controles deberían ser mas severos.

Asimismo, como novedad con respecto a la Norma anterior, se deben establecer sistemáticas de comunicación/participación con el proveedor/contrata para hacerle saber los requisitos para "el control y seguimiento del desempeño del proveedor a aplicar por parte de la organización".