Datos de la empresa

Mi foto

Somos una organización dedicada a las consultoría de gestión empresarial ubicada en Bizkaia. Nuestro conocimiento, junto con el de nuestros colaboradores, nos permite desarrollar proyectos de gestión en los ámbitos de la calidad, medioambiente, seguridad y salud laboral, estrategia y personas, e implantar soluciones personalizadas e integrales para la consecución de objetivos concretos que permitan mejorar la competitividad de nuestros clientes.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Diagrama Ishikawa. Herramienta para abordar riesgos y oportunidades. ISO 9001:2015.

Debido al nuevo enfoque de la Norma ISO 9001:2015, en el que las organizaciones están abocadas a la identificación de riesgos y oportunidades, nos encontramos ante la necesidad de desempolvar herramientas de gestión “históricas” que han sido utilizadas para el análisis de no conformidades, en grupos 8D o simplemente para la mejora de procesos. Una de estas herramientas es el diagrama Ishikawa, diagrama de causa - efecto o diagrama de las espinas de pescado por la forma que tiene o bien con el nombre de Ishikawa por su creador.


El apartado 6.1. de la Norma nos “invita” a tomar acciones para abordar los riesgos y oportunidades detectados. En un post anterior, expusimos una sencilla herramienta para identificar estos riesgos y oportunidades (DAFO. Herramienta para abordar riesgos y oportunidades ), pero ahora se nos plantea el reto de “que acciones son las más adecuadas para su abordaje”. Para ello, una buena herramienta sería el mencionado diagrama causa- efecto.

Esta herramienta fue desarrollada para facilitar el análisis de problemas mediante la representación de la relación entre un efecto y todas sus causas o factores que originan dicho efecto. Aplicado al tema que nos ocupa, se puede utilizar para analizar, una vez determinado el riesgo, todas las posibles causas que lo provocan, y las soluciones propuestas.

Este diagrama fue desarrollado por K. Ishikawa y por su forma recuerda a una espina de pescado (de ahí su otro nombre), el objeto de Ishikawa era obtener un gráfico de fácil interpretación que pusiera de manifiesto las relaciones entre un efecto y las causas que lo producen, de manera que quedasen expuestas visualmente todas las causas que contribuyen a un efecto hasta el nivel que se desease, aunque en la mayoría de los casos la intención es llegar hasta las causas raíz.

Así pues el diagrama causal es una forma gráfica, ordenada y sistemática para representar el complejo entramado de causas posibles que hay detrás de un efecto. Se emplea para poner de manifiesto las posibles causas asociadas a un efecto, facilitando de esta forma la tarea de identificar los factores verdaderos, y proponer las acciones “preventivas” necesarias.

Sus aplicaciones son muy variadas:

  • Identificar las causas verdaderas, y no solamente sus síntomas, de una determinada situación y agruparlas por categorías.
  • Resumir todas aquellas relaciones entre las causas y efectos de un proceso.
  • Promover la mejora de los procesos.
  • Consolidar aquellas ideas de los miembros del equipo sobre determinadas actividades relacionadas con la calidad.
  • Favorecer también el pensamiento del equipo, lo que conllevará a una mayor aportación de ideas.
  • Obtener una visión más global y estructurada de una determinada situación ya que se ha realizado una identificación de un conjunto de factores básicos.
¿Cómo se aplica?

La técnica es bastante sencilla:

  1. En la cabeza del pescado escribimos el riesgo u oportunidad pretendemos analizar. La espina central del pescado, agrupará las causas que según nuestro análisis producen dicho efecto.
  2. Las diferentes categorías en que podemos agrupar las causas conforman las espinas que se desprenden de la horizontal principal. Escribimos el nombre de la categoría en el extremo de cada nueva línea.
  3. Cada causa concreta que vayamos encontrando (simplemente mediante la reflexión o mediante sesiones conjuntas de brainstorming) las vamos añadiendo en la categoría bajo las que consideramos que mejor encaja.

De esta manera, obtendremos un diagrama visualmente atractivo y, sobre todo, ordenado de causas y efecto.

Algunos consejos para la realización del diagrama:

  • Olvidar si se puede hacer algo o no sobre las causas que vayan saliendo. El objetivo del diagrama es tener un mapa de causas. Lo usamos en fase de análisis no en fase de resolución de problemas.
  • Si cuesta empezar con las categorías, empezar por algunas de las más usadas: personas o mano de obra o RRHH, materiales, procesos o métodos, entorno o competencia, cliente, organización y tecnología.
  • Aplazar el análisis. Hay que anotar. En este momento se busca la cantidad por encima de la calidad.
  • Es aconsejable trabajar el diagrama en varios momentos ya que la reflexión (aunque sea subconsciente) enriquecerá el diagrama. También es altamente aconsejable seguir preguntándote ¿por qué? una vez determinada una causa. Esto nos va a permitir encontrar subcausas que será las que haya que atacar si queremos resolver el problema.